4 MESES, 3 SEMANAS Y 2 DÍAS (Las Mejores de 2008) Título Original: 4 luni, 3 saptamini si 2 zile
Año: 2007
País: Rumania
Duración: 113 min /
4 MESES, 3 SEMANAS Y 2 DÍAS (Las Mejores de 2008)
DIRECTOR
Cristian Mungiu
SINOPSIS
Otilia y Gabita comparten habitación en una residencia de estudiantes. Ambas van a la universidad en una pequeña ciudad de Rumanía durante los últimos días del comunismo. Otilia alquila una habitación en un hotel barato. Han quedado con un tal Sr. Bebe por la tarde. Gabita está embarazada, el aborto es ilegal y ninguna de las dos ha pasado por algo parecido antes.
REFERENCIA

Cristian Mungiu (Lasi, Rumania, 1968), estudió Literatura Inglesa en la Universidad de Lasi y, posteriormente, Dirección Cinematográfica en la Facultad de Cine de Bucarest. Fue profesor y periodista de prensa, radio y televisión hasta 1994. Durante su época universitaria, trabajó como ayudante de dirección en rodajes extranjeros en Rumanía. Después de licenciarse en 1998, realizó varios cortos. Su primer largo, Occident, se estrenó en la Quincena de Realizadores del Festival de Cannes en 2002 antes de ser invitado a más de 50 festivales internacionales. Cofundó Mobra Films en 2003.

4 meses, 3 semanas y 2 días (4 luni, 3 saptamini si 2 zile, 2007) forma parte de un proyecto más amplio titulado Relatos de la edad de oro, una historia subjetiva del comunismo en Rumanía contada mediante su leyenda urbana. El objetivo del proyecto es hablar de aquel periodo sin hacer referencias directas al comunismo, contando diferentes historias que enfoquen opciones personales en una era de infortunio en la que la gente tuvo que vivir como si fueran tiempos normales.

Comentarios del director:

La historia

El guión se basa en el tipo de experiencia personal que no se suele compartir con otros. Ocurrió algo inesperado con las personas que leyeron la historia: también tenían una historia personal de ese tipo que compartir. De pronto, todos tenían algo que contar acerca del tema. Me quedé asombrado al descubrir que era una historia muy común que siempre se había escondido entre las sombras. Hablando con la gente oí historias realmente horribles. No usé ninguna para la película, preferí ceñirme a la que conocía bien, pero me ayudaron a entender la amplitud del fenómeno.

El guión
Escribí la primera versión en julio de 2006. Era bastante más larga que la versión final, tenía 160 páginas. Describía con mucho detalle la mañana en la residencia de estudiantes. También incluía la visita del padre de Gabita, la única escena que se cortó en el montaje. Decidí sacrificar una buena escena, llena de alusiones a la influencia paterna, para salvar la coherencia narrativa. Entretanto, Otilia se había impuesto como personaje principal. Seguí mejorando el guión durante el rodaje, sobre todo los diálogos, pero también reescribí algunas escenas. Tiendo a hacerlo cuando me he familiarizado con la localización y he repasado los diálogos con los actores. Añadí sustancia al núcleo de la película, las escenas con el Sr. Bebe, y dejé rienda suelta al ritmo de thriller de la última parte.

El contexto histórico
En 1966 fue impuesta en Rumanía una ley que prohibía el aborto. El efecto fue inmediato: la tasa de natalidad aumentó mucho después de 1966. La media de niños por clase pasó de 28 a 36. El número de aulas en los colegios aumentó de 2 ó 3 a 9 ó 10. Cuando fui al colegio, éramos varios Cristian en la clase, como si no hubiera bastantes nombres para todos. Las mujeres no tardaron en recurrir al aborto ilegal. Cuando llegó el final de la era comunista, fuentes fidedignas afirman que más de 500.000 mujeres habían muerto por abortar ilegalmente. En este contexto, el aborto perdió su connotación moral; se veía más como un acto de rebelión y resistencia contra el régimen. Después de 1989, una de las primeras medidas fue volver a legalizar el aborto. Hubo casi un millón de abortos durante el primer año, mucho más que en cualquier país de Europa. Todavía hoy el aborto se usa como método anticonceptivo en Rumanía, con más de 300.000 casos declarados anualmente.

El reparto
Sólo tenía claro a un actor cuando redacté el guión, a Vlad Ivanov, que hace el papel del Sr. Bebe. Había trabajado con él en un anuncio un año antes y me había quedado asombrado por su energía y su atención por los detalles. Vi a otros actores para el papel, pero sólo sirvió para reforzar mi opinión. Durante el rodaje, era capaz de recitar hasta diez páginas de diálogo sin cambiar una sola palabra, exactamente con la entonación, el tono, las pausas y los gestos que habíamos acordado antes.

Quise trabajar con Laura Vasiliu (que hace el papel de Gabita) en mi primer largo, Occident, pero no pudo ser. Más tarde trabajamos juntos en anuncios y vi que era capaz de generar mucha emoción. Al principio tuve mis dudas, no me parecía bastante joven para el papel, pero se encargó de disiparlas gracias a su convincente interpretación. Una semana antes de empezar a rodar seguía sin tener a la actriz principal. Ya no sabía qué hacer. Había visto a todas las actrices rumanas entre 18 y 28 años, pero no tenía a nadie para el personaje. Entonces decidí traer a Anamaria Marinca desde Londres. Se había mudado a Inglaterra después de ganar un BAFTA por su primera película. Dado que teníamos un presupuesto realmente bajo, podía parecer un gasto inútil pagar un billete de avión, pero decidí que valía la pena intentarlo. Nuestra primera reunión fue de noche, en cuanto llegó desde el aeropuerto, y fue una gran desilusión. Anamaria no tenía nada que ver con mi personaje. Sin embargo, el día siguiente, cuando leímos las escenas juntos, la transformación fue asombrosa. El personaje hablaba por la boca de Anamaria, como si estuviera poseída. Es una gran actriz.

[…]

Rodar una película de época
Los ochenta ya se consideran “de época”. Las ciudades han sufrido grandes cambios. Hay siete veces más coches que entonces en Bucarest; la ciudad está llena de anuncios multicolores; la mayoría de los edificios tienen aire acondicionado, parabólicas, etcétera. En los ochenta no había farolas en las calles; el único canal de televisión sólo emitía durante dos horas; había muy poca gasolina para los coches, y la atmósfera era triste y gris en general. Eso explica la graduación lumínica de la película.

La estética de la película
Antes de empezar a rodar, hablé con Oleg Mutu, mi socio y director de fotografía, para saber qué estilo sería mejor para la película. Decidimos inclinarnos por la sobriedad y desechar todo lo que pudiera parecer ensayado o convencional. No usamos trípode, pero tampoco una steadicam. No usamos travellings ni grúas. Decidimos rodar cada escena con una sola toma y permitir al actor que usara el espacio detrás de la cámara. Nunca hicimos panorámicas ni inclinamos la cámara para ver la cara de un actor. Hay diálogos hablados fuera del encuadre o con actores con la cabeza fuera del plano. Decidimos rodar a los actores de espaldas si era necesario. Poco a poco, abandonamos todo lo que podía considerarse demasiado bonito, demasiado ensayado, incluso la maravillosa nieve que cae al final de la última toma. Intentamos concentrarnos en capturar la emoción y la verdad.
FUNCIONES:
GALERíA DE FOTOS: 4 MESES, 3 SEMANAS Y 2 DÍAS (Las Mejores de 2008)
FICHA TÉCNICA:
Guion: Cristian Mungiu
Producción: Oleg Mutu y Cristian Mungiu
Fotografía: Oleg Mutu
Montaje: Dana Bunescu
Director de Arte: Mihaela Poenaru
Intérpretes: Anamaria Marinca (Otilia), Laura Vasiliu (Gabita), Vlad Ivanov (Sr. Bebe), Alex Potocean (Adi), Adi Carauleanu (Sr. Radu).
Distribución: Cines Unidos
No hay funciones disponibles en otra fecha