Noticias
DIARIO EL UNIVERSAL / Nota de redacción / Lunes 20 de Marzo
La película cubana 'Santa y Andrés', gana el Festival de Guadalajara
La película cubana 'Santa y Andrés', gana el Festival de Guadalajara

"Santa y Andrés", de Carlos Lechuga, obtuvo el galardón Mayuahuel como mejor película iberoamericana de ficción, mejor guión y mejor actriz para la protagonista Lola Amores, informó en rueda de prensa el director del FICG, Iván Trujilo.

 

 

Guadalajara.- El filme de ficción cubano Santa y Andrés y el documental mexicano La libertad del diablo se alzaron este sábado como ganadores de la sección oficial del Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), en la que compitieron 63 cintas.

 

Santa y Andrés, de Carlos Lechuga, obtuvo el galardón Mayahuel como mejor película iberoamericana de ficción, mejor guion y mejor actriz para la protagonista Lola Amores, informó en rueda de prensa el director del FICG, Iván Trujilo.

 

La cinta ganó, además, el premio especial del jurado del galardón Maguey, que reconoce a las películas con temática alusiva a la comunidad homosexual, y una mención especial en el reconocimiento que otorga la Federación de Escuelas de Imagen y Sonido de América Latina (Feisal).

 

Santa y Andrés está situada en 1983 y cuenta el encuentro entre una campesina seguidora de la Revolución cubana con un escritor homosexual que llega a la granja donde ella vive y desde donde es vigilado por el Gobierno para evitar que realice un acto de oposición pública.

 

En la sección iberoamericana, el filme dominicano Carpinteros, del director José María Cabral, obtuvo el premio especial del jurado y el Mayahuel al mejor actor para Jean Jean y el premio Feisal maestro Goldenblank.

 

El largometraje brasileño Las dos irenes, dirigida por Fabio Meira, se llevó los premios como mejor ópera prima y fotografía, mientras que el peruano Joel Calero ganó como mejor director por la película La última tarde.

 

En la categoría de documental, la chilena El pacto de Adriana, de Lissette Orozco, obtuvo el premio especial del jurado, y el galardón al mejor cortometraje fue para el filme peruano Aya, de Francesca Canepa.

 

La libertad del diablo, del mexicano Everardo González, ganó el Mayahuel como mejor documental iberoamericano y el Mezcal a mejor película mexicana y cinefotógrafo, así como el premio Guerreros de la Prensa.

 

La cinta aborda el fenómeno de la violencia en México desde el miedo de sus protagonistas, "un tema que a todos nos debería preocupar", dijo González tras el anuncio de los ganadores.

 

"Mientras no paguen los verdaderos responsables de esto que siguen en el poder, difícilmente saldremos del fenómeno de la violencia", afirmó el director, quien confió en que este premio invite al público a ver la película tras su estreno en salas comerciales a finales de abril.

 

El galardón a mejor director fue para la joven realizadora mexicana Sofía Gómez por Los años azules, cuya protagonista, Paloma Domínguez, obtuvo además el premio a la mejor actriz mexicana.

 

Esta cinta también obtuvo el Premio International Critics Prize, que otorga la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica.

 

Sueño en otro idioma, del mexicano Ernesto Contreras, obtuvo el Mayahuel al mejor actor para José Manuel Poncelis y Eligio Meléndes, así como el premio Guerreros de la Prensa al mejor largometraje de ficción mexicano.

 

Los premios fueron entregados la noche del sábado en la gala de clausura del festival, que este año reunió a más de 123.000 personas y a 904 empresas de esta industria.

 

En la conferencia también se desveló la imagen de Cataluña como el próximo invitado de honor a la edición 33 de la FICG, a celebrarse en 2018.

 

El cine catalán es "potente, con músculo, ecléctico y variado" y es "extremadamente comprometido", afirmó el director del Instituto Ramón Llull, Manuel Forcano, quien prometió traer a la capital del occidental estado de Jalisco "una larga rambla de películas" para el disfrute de los mexicanos.

 

Enumeró a directores catalanes como Albert Serra y Ventura Pons, cuya más reciente producción, Sabates grosses (Zapatos grandes), fue proyectada en la gala de clausura y marcó el pase de estafeta entre Cataluña y Alemania, país invitado a esta edición del festival.